¿Sabías que…?: Historia de la plancha de pelo

La evolución de las planchas de pelo nos permite hoy por hoy a muchas de nosotras llevar un peinado bonito y no salir a la calle como un león o peor, como si acabáramos de meter los dedos en un enchufe.

Pero seguro que no sabíais que la plancha de pelo como tal apareció en el mercado tan solo hace 25 años. ¿Cómo? Pues sí, aunque ahora os contaré como aparecieron los primeros utensilios para alisar el pelo, las mujeres no pudimos ir a una tienda ha comprarnos una plancha, hasta el año 1990-1991 (dependiendo de las fuentes)

planchapelo
Las primeras varillas para esta función, tomaron la idea de las planchas de ropa, la cual era utilizada muy habitualmente por las mujeres antes de la aparición de un aparato específico.

las-mejores-planchas-de-pelo
Sin embargo ya se crearon por Erica Feldman en 1872 unas varillas o hierros candentes y que colocaba en la cabeza para darle forma al cabello. Mas tarde Ian Gutgold empezó a experimentar con productos químicos para alisar el cabello, pero abandonó su idea después de quemar el cuero cabelludo de varias mujeres.

34curling_irons
No fue hasta 1912 cuando Lady Jennifer Bell Schofield creó el primer alisador del cabello que consistía en dos placas de metal unidas por una bisagra. Este si es el prototipo de las modernas planchas que utilizamos hoy en día.

marcel-grateau-curling-iron
Las planchas actuales protegen el cabello, regulan la temperatura, disponen de tecnología iónica, placas de cerámica y todo lo que se les ocurra, pero siguen estropeando muchísimo el pelo y necesitamos utilizar protectores de calor así imaginad como sería alisarlo con estos aparatos.

 

2 comentarios sobre “¿Sabías que…?: Historia de la plancha de pelo

  • el 7 junio, 2018 a las 16:08
    Permalink

    Bueno saber la historia de la plancha de pelo, seguiré usando mi plancha Karmin ya que ha sido una gran evolución. Saludos!

    Respuesta
    • el 21 septiembre, 2018 a las 14:55
      Permalink

      Yo también uso karmin y estoy encantada con ella ¡No la cambio!

      Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.