ESCULTURAS VIVIENTES, MODA E HISTORIA

newproject_1_original (3) còpia.jpg

La nueva tendencia clasicista toma su punto de partida en el mes de septiembre de 1930 en la revista francesa L´Officiel de la Mode cuando esta observó que cada vez mas los modistos utilizaban las líneas puras griegas en las últimas colecciones de las casas parisinas.

Ya en la década anterior se había visto evocaciones a la antigua cultura clásica, sobre todo en motivos de grecas y volutas, pero no fue hasta la década de los 30 con la vuelta de la moda del vestido largo hasta los pies y con él la excusa perfecta para convertir a sus clientas en estatuas griegas y romanas.

Pero… ¿Por qué se fijaron en la moda de Grecia y Roma?

Durante el periodo intermedio entre las dos guerras mundiales, quienes habían vivido las penurias de la guerra, veían la antigüedad como una era bella, depurada y proporcionada muy alejada a lo que a ellos les había tocado vivir.

Claro está la moda había evolucionado y estos nuevos vestidos no eran exactamente iguales a los que llevaban las esculturas griegas ya que en las prendas antiguas los drapeados eran ligeros y puestos al azar, en las nuevas creaciones eran mucho más estructuradas. Los modistos controlaban los pliegues y la caída de la tela ayudando a la figura de cada mujer a resaltar y esconder sus virtudes y defectos.
Las telas fluidas eran de seda y satén, los colores predominantes el blanco y el hueso y la asimetría y los ribetes decorativos fueron la marca de identidad de esta tendencia clasicista.

Los modelos de principio de la década de 1920 con drapeados acabados en punta se asemejaban a los peplos griegos y los de los años 1918-1919 caían de los hombros con escote drapeado y bajo irregular, recordando a la clámide y el quitón/chiton, también griegos.

captura-de-pantalla-2017-02-15-a-les-13-33-15

 

Aunque se patentó en 1914, fue en esta década cuando se impulsó el sujetador que en lugar de oprimir el pecho lo realzaba. La marca Kestos creó modelos con copas definidas y el nombre de la marca significa CEÑIDOR BORDADO en griego. Este evoca al mágico cinturón de la diosa Afrodita, especialmente diseñado para usar con vestidos de espalda escotada.

 

 

MADELEINE VIONNET (1876-1975)

Esta modista francesa creó su propia línea de ropa femenina en la década de 1930. Focalizada en la tela y en el cuerpo a partir de las bellas formas corporales y los drapeados de la escultura clásica.

Increíblemente talentosa y experta en el *“corte al bies” trabajó con materiales fluidos como el crepé de seda para diseñar ropa de día simple y holgada, y trajes de noche con mínimas costuras y adornos, por supuesto dejó a un lado los corsés y las enaguas.
Los modelos se adherían tan sensualmente al cuerpo que incluso creó escándalo en su clientela.

*El corte al bies es una técnica empleada en costura que consiste en utilizar el tejido en sentido diagonal.

MADAME GRÉS

En 1933 Germaine Krebs empezó a diseñar ropa bajo su propio seudónimo de Alix Barton. En 1942 abrió la casa Madame Grès en París y se cambió el nombre otra vez.

Captura de pantalla 2017-02-15 a les 13.26.11.png

Debido a su formación como escultora drapeaba sus vestidos de noche sobre modelos o maniquíes. Para sus diseños clásicos solía usar punto de seda, que se amoldaba al cuerpo de forma perfecta.

→ Si queréis saber mas  información está obtenida del libro: Moda: Historia y estilos

Un comentario sobre “ESCULTURAS VIVIENTES, MODA E HISTORIA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.